Prevención de la Anorexia y Bulimia en la adolescencia

Prevenir significa estar alerta, no sólo sobre el comportamiento de los hijos con la comida, sino también sobre los demás aspectos de la vida que pueden preocuparles o que les están causando dificultades, como por ejemplo:

  • ¿Tiene amigos?
  • ¿Está especialmente centrado en los estudios o le va mal en estos?
  • ¿Disfruta de las cosas que hace?
  • ¿Tiene confianza en sí mismo?

Ha de entenderse que aunque a nosotros nos parezca que lo que nos plantean son “problemas menores” y que “la vida es muy dura”, sus preocupaciones son muy importantes y así deben ser respetadas y escuchadas.

La familia es el medio primetroncipal donde la persona se desarrolla, donde pueden surgir conflictos y dificultades en la maduración, que pueden manifestarse a través de la comida.

La familia es el lugar donde se presentan los primeros síntomas, siendo así el lugar principal donde se pueden detectar y prevenir, por ello, es muy importante la calidad de las relaciones dentro de la familia. es recomendable BUSCAR Y MANTENER UNA COMUNICACIÓN FLUIDA ENTRE SUS MIEMBROS que ayude a detectar los pequeños conflictos que vayan surgiendo e ir poniendo palabras a los sentimientos y necesidades de cada uno.De este modo, los jóvenes, irán conociendo sus propias capacidades y limitaciones personales.

Para algunas personas, especialmente las más jóvenes, puede ocurrir que la única forma en la que puedan expresar sus sentimientos sea diciendo “no” a la comida, convirtiéndose la negación en una forma de comunicación. Cuando la persona no encuentra palabras para expresar los conflictos internos, es el cuerpo el que habla y, lo hace a través de síntomas: dejar de comer, provocarse vómito…

La anorexia y/o bulimia, como enfermedad, son la síntesis o el final de un proceso en el que coinciden muchos malestares.

PREVENIR SIGNIFICA QUE NOS OCUPEMOS Y QUE ESTEMOS ALERTA. Los padres, profesores, sanitarios, clubes juveniles… cada uno anorexia-y-bulimiadesde el lugar que nos corresponde, debemos de estar atentos a las dificultades que aparecen durante la adolescencia, ayudando a que los jóvenes desarrollen sus capacidades personales que les permitan resolver sus propios conflictos de forma saludable.

Si una persona jóven o adolescente manifiesta el deseo de perder peso se debe escuchar su demanda, tal vez tenga razón y no le vendría mal perder algún kilo, y en este caso, si se inicia una dieta debe hacerse bajo la supervisión de un médico. Pero también puede ocurrir que este descontento con la imagen corporal y nos esté avisando de que algo no funciona.

Bibliografía: Manual de prevención de la anorexia y bulimia en la adolescencia de la Comunidad de Madrid.


83e6a0de70752cf602911995b13a58edLuzía Azanza García – Licenciada en Psicología

lazanza@cop.es

Mi web SerCreciendo

Dejar un comentario