La mediación en el conflicto infantil como alternativa a la agresión

ENSEÑAR ALTERNATIVAS A LA AGRESIÓN MEDIANTE LA MEDIACIÓN EN EL CONFLICTO.

En ocasiones de confrontación los adultos nos limitamos a separar  al niño o a eliminar el objeto de la disputa. Aunque esto detiene la agresión, no le enseña al niño estrategias para manejar el conflicto.

Es importante aprovechar esas ocasiones para ayudar a practicar formas no violentas de resolver conflictos.

En este proceso hay que apoyar a los niños cuando intenten resolver sus diferencias.

Conviene recordar que el conflicto no es necesariamente negativo. Las diferencias de opinión y en el modo de hacer las cosas son aspectos normales de la vida en común.resolviendo-conflictos-660x330

De hecho, el conflicto ofrece un medio natural de mejorar la competencia social. A veces los niños logran la solución sin que el adulto intervenga directamente.

Permitamos que los niños discutan mientras no recurran a la violencia. Si llegan a una solución, con un mensaje positivo se debe señalar y resaltar las acciones apropiadas. Pero si sobreviene una agresión o, si al parecer, no saben qué hacer, conviene que participemos como mediadores en el conflicto.

Mediar es  guiar a los niños a través de una serie de pasos: se comienza identificando el problema y se concluye encontrando una solución mutuamente satisfactoria.

El adulto ofrece la dirección que se necesite hasta que se llegue a una conclusión. El objetivo no es que indique cómo resolver el problema, sino contribuir a que los niños encuentren una solución. 

La mediación en los conflictos:

  • Contribuye a crear un ambiente más pacífico en el centro de desarrollo o en la escuela
  • Produce confianza entre los niños, y entre ellos y el adulto
  • Enseña formas positivas de abordar las situaciones muy emotivas
  • Imparte estrategias para resolver problemas
  • Estimula acciones positivas en vez de peleas
  • Fomenta la amistad entre los niños
  • Favorece la sensación de competencia y de valor personal entre los niños

agresividad

Durante la mediación en los conflictos, los niños aprenden las habilidades necesarias para llegar a una solución pacífica: comunicación, arreglos, capacidad de ver cómo se relacionan los aspectos del conflicto, y capacidad para considerar no sólo la propia perspectiva sino también la del otro.

A medida que los niños aprenden los métodos y palabras para resolver problemas, irán mejorando su capacidad de hacerlo sin ayuda.

Se ha comprobado que este aprendizaje se mantiene en la edad adulta.

BIBLIOGRAFÍA: “El desarrollo social de los niños”
MARJORIE J. KOSTELNIK , S.A. EDICIONES PARANINFO, 2009


ec943b318002282f09c787063e32e162Nayra Martínez Pérez

Cuidadora infantil profesional y estudiante de Psicología

Creadora de Psicocuidado InfantoJuvenil

Dejar un comentario