Comportamiento violento hacia los padres

¿Qué es un comportamiento violento hacia los padres?

Es una conducta abusiva que conduce a una situación de humillación, acoso y desafío de la autoridad de los padres con la intención evidente de dominar y herir. Además, las agresiones son reiteradas, no casos aislados. Quedan excluidas por tanto las agresiones puntuales por consumo de sustancias,psicopatología grave del hijo y deficiencia mental.

indice

¿Cómo es de frecuente en nuestras sociedades?

En muchas ocasiones, esta situación se mantiene en secreto por diversos motivos. por vergúenza y miedo a los juicios externos o internos (“malos padres”) o por el miedo hacia el propio hijo.

¿Qué señales nos puede alertar de un comportamiento futuro agresivo?.

  • El niño o la niña tiene mucha dificultad para expresar emociones morales como son la empatía (la capacidad de “ponerse en el lugar del otro”), la compasión y el amor, así como para mostrar sentimientos de culpabilidad por actos con consecuencias negativas para los demás.
  • El niño o la niña no aprende de sus errores ni responde a los castigos, sino que guía su comportamiento exclusivamente en base a sus propios intereses de manera egoísta.
  • El niño o la niña utiliza frecuentemente la mentira, la amenaza y otros actos crueles hacia sus hermanos y amigos.

¿Quienes suelen sufrir el maltrato?

Puede ser cualquiera de los progenitores, pero hay más probabilidades de que sean las madres o cuidadoras o las abuelas. En algunas ocasiones suele ser dirigido hacia ambos progenitores, siendo muy raro que se ejerza exclusivamente hacia el padres.

SIGNOS PARA AYUDAR A PREVENIR:

Características del adolescente:

  • La impulsividad implica una falta de control sobre uno mismo, que se encuentra estrechamente relacionada con la
    irritabilidad, otra característica que también suelen presentar estos adolescentes.
  • Son irritables, presentan dificultades para controlar la ira y sienten frustración con facilidad cuando no consiguen lo que quieren en el momento en que lo quieren. Esto quiere decir que son chicos y chicas que necesitan satisfacer sus necesidades de inmediato y que, por tanto, no admiten con facilidad un ‘no’ por respuesta.
  • Carencia de la habilidad para ponerse en el lugar del otro, intentando comprender sus emociones y sus pensamientosindicenmn
  • Dominar a los demás y sentirse poderosos es un aspecto común a estos chicos y chicas. Quieren transmitir una imagen
    de fuertes, rebeldes e intocables y para mantener esta imagen es preciso, en numerosas ocasiones, ejercer un control
    de los demás mediante amenazas y chantajes.
  • Algunos de ellos combinan la conducta agresiva hacia los padres con comportamientos antisociales en otros contextos
    fuera del hogar, por ejemplo, delictivos.
  • Por último el consumo de sustancias en edades escolares se ha relacionado con el desarrollo de problemas de comportamiento y, en particular con la violencia en años posteriores.

Características de la familia:

  • En algunas familias, ante una situación de estrés (por ejemplo, privación económica o dificultades laborales), la familia no sabe enfrentarse al problema de modo positivo, aumentando la tensión familiar hasta extremos y, por tanto, los conflictos con la pareja y con los hijos, y la probabilidad de que éstos se rebelen contra sus padres.indicen
  • En otras, los padres utilizan estrategias educativas inadecuadas, y fundamentalmente un estilo de socialización excesivamente permisivo, en el que no existe un establecimiento claro de normas y límites al comportamiento de los hijos. Los padres ceden ante cualquier demanda, educando a hijos caprichosos, egocéntricos, que no admiten un ‘no’ por respuesta, y que desarrollan actitudes tiránicas hacia sus padres. El estilo educativo democrático es el que menos probabilidades tiene de desarrollar conductas violentas. Vemos más información sobre los estilos educativos, pinchando aquí.recorte_1
  • En otros casos, hay una historia previa de violencia en la familia, bien de violencia de género entre los padres, bien de maltrato y abuso hacia el hijo. Cualquier tipo de violencia previa en el ámbito familiar modela las actitudes, emociones, pensamientos y modos de comportarse de los hijos. En la adolescencia, estos hijos pueden agredir a sus padres como castigo por las humillaciones previas y como medio para evitar el maltrato que reciben.

Características del entorno social:

  • Fracaso escolar, actitud negativa hacia la escuela y los estudios, y comportamiento antisocial y agresivo en el colegio o instituto.
  • Asociación con un grupo de amistades en el que se aprueban y cometen actos delictivos y violentos, y donde se da normalmente un consumo de sustancias.
  • Adopción de los estereotipos culturales de género de índole machista, que defienden la superioridad del rol masculino frente a la debilidad del rol femenino.
  • Convivir en un barrio o vecindario donde los actos vandálicos, antisociales y violentos se suceden con frecuencia, lo que puede causar un impacto crucial en el modo en que los niños entienden y adoptan las normas sociales de comportamiento.
  • Imitación de modelos violentos expuestos en los medios de comunicación, como la televisión, internet o los videojuegos, donde los protagonistas agresivos son personajes atractivos que además obtienen beneficios por su conducta violenta.

 

Extraido del curso de FOCAD de VIOLENCIA FILIO-PARENTALO MALTRATO DE HIJOS A PADRES. (Estefanía Estévez)


83e6a0de70752cf602911995b13a58edLuzía Azanza García – Licenciada en Psicología

lazanza@cop.es

Mi web SerCreciendo

Dejar un comentario