CUATRO PASOS PARA SOLUCIONAR EL MAL COMPORTAMIENTO INFANTIL

En este post vamos a proponer lo que recomiendan Paul Alberto y Ann Troutman (expertos en análisis conductual aplicado), para que disminuyan las conductas inadecuadas infantiles. Por lo que nos basaremos en un enfoque  conductista con lo que ello implica y sus limitaciones.

Se recomienda utilizar 4 pasos en este orden:

  1. Emplear un refuerzo diferencial  (Nos centramos en las conductas adecuadas)
  2. Interrumpir el refuerzo (Dejamos de prestar atención a las conductas inadecuadas)
  3. Eliminar los estímulos deseables para el niño (Alejamos al niño de lo que le gusta, pérdida de privilegios, sanciones)
  4. Presentar al niño estímulos aversivos (castigo) (Como vemos el castigo sería el último recurso y sólo en caso de que los 3 anteriores no funcionen. Y siempre informando al niño de su conducta inadecuada para que comprenda el motivo de para qué es castigado)
  1. EMPLEAR UN REFUERZO DIFERENCIAL:

Esto quiere decir que nos centramos sólo en las conductas adecuadas y las reforzamos. Estas conductas adecuadas serán incompatibles con las inadecuadas.

Por ejemplo:

  • Usar el ordenador para aprender/ser educado – Conducta adecuada, la reforzamos con elogios (me gusta mucho verte así, estoy muy contenta/o de que uses el ordenador para hacer los deberes/ de que seas educado)
  • Usar el ordenador para videojuegos cuando no es el momento/interrumpir, contestar mal… – Conducta inadecuada.
  1. INTERRUPCIÓN DEL REFUERZO:images (1)

Se retira el refuerzo positivo ante una conducta inadecuada. ¿Para qué hacemos esto?

En ocasiones, muchas conductas inadecuadas se mantienen porque sin darnos cuentas las estamos reforzando con atenciones (incluso la crítica o los gritos  puede ser una atención que le damos al niño y le refuerza positivamente, aunque es muy difícil determinarlo.)

Si creemos que le estamos prestando demasiada atención a una conducta inadecuada de un niño, intentemos ignorarla y centrar la atención en las adecuadas. Combinando siempre ambas respuestas: IGNORAR CONDUCTA INADECUADA – PRESTAR ATENCIÓN CONDUCTA ADECUADA.

Por ejemplo:

En ocasiones hay niños que “se portan mal” para llamar la atención, y logran acaparar nuestra atención aunque sea a base de gritos y reprimendas. Intentemos cambiar esto y comenzar a ignorar (con mucha paciencia) los desafíos del niño. Cuando pare y acabe cansándose, usted le felicita por su conducta mejorada. Ahora el refuerzo positivo (la atención) comienza a aparecer tras la conducta adecuada.

  1. ELIMINACIÓN DE ESTÍMULOS DESEABLES

Si los dos primeros ejercicios no han funcionado, pasamos al tercero, donde contamos con dos estratdescargaegias:

AISLAMIENTO (time-out) se aparta al niño del refuerzo positivo (algo que le guste).

COSTE DE RESPUESTA  – el niño pierde “ciertos privilegios”. Es como una especie de “sanción o multa”

Ambas se aplican junto con estrategias que aumenten las conductas positivas.

Por ejemplo: el niño hace algo mal, la consecuencia es que subirá media hora antes del parque. Pero se le ofrece una alternativa que pueda recuperar su horario de parque normal.

  1. PRESENTACIÓN DE ESTÍMULOS AVERSIVOS – CASTIGO

imagesEl hecho de que se le presenten estímulos desagradables al niño (un azote, un grito…) no implica un castigo. Sólo implica un castigo si disminuye la conducta indeseable. Los estímulos aversivos no suelen ser efectivos, pues suelen aumentar la conducta que queremos eliminar.

Lo más eficaz es una reprimenda verbal sin gritos, aplicadas inmediatamente se dé la conducta que queremos que cambie. Debe ser breve  y precisa. Con un simple “deja de hacer eso”, acompañado de una mirada, es suficiente. También, se puede apartar al niño y decirlo en privado.

El problema de los ESTÍMULOS AVERSIVOS:

  • Cuando el castigo es intenso (con gritos), los niños identifican a los padres, profesores, etc… como un modelo fuera de control para manejar situaciones difíciles.
  • Puede provocar temor, ira o evitación. En este caso el castigo lo que enseña al niño es cómo evitar algo.
  • Queremos enseñar al niño y un castigo intenso a veces lo que hace es bloquearle y trasmitirle ansiedad, todo lo contrario a lo que deseamos.
  • Siguiendo el punto anterior de enseñar al niño, el castigo trasmite al niño un “esto NO es así”, por eso debe ir siempre acompañado de una retroalimentación positiva “por eso, inténtalo de esta manera…”
  • Como ya comentamos, el castigo puede convertirse en un refuerzo positivo que mantiene la conducta inadecuada del niño.
  • En casos muy extremos puede convertirse en maltrato, por lo que nunca debe ser abusivo.

Es importante que centremos la atención en controlar lo que los niños hacen bien, en lugar de lo que hacen mal. Invirtamos tiempo en observar las conductas positivas de los niños y felicitarles por ellas.

RECOMENDACIONES GENERALES:

Se aconseja no usar refuerzos  que supongan alimentos, o que pongan en duda el amor que puede sentir usted por su hijo.images (2)

Recuerde que en todo momento estamos hablando de conductas deseables o menos deseables. Inadecuadas o menos inadecuadas, por lo que recomendamos usar ese tipo de lenguaje y eliminar el tipo de frases que definan al niño como malo, torpe, etc… Es más preferible hablar orientándonos a la conducta “esto no me gusta como lo has hecho, es preferible que no te comportes así, en vez de eres malo“.   Una conducta no define a la persona.

Que un niño se porte mal no implica que sea un niño malo, es importante que tengamos en cuenta esta diferencia y sepamos trasmitírsela. El mal comportamiento tiene un porqué y es nuestra labor enseñar al niño las estrategias necesarias para que aprendan a gestionar su conducta.

En este post podrás leer las posibles razones del mal comportamiento de los niños QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DE UN MAL COMPORTAMIENTO


Bibliografía: Psicología de la educación. John W. Santrock. Uned.

10614199_944471245582456_7658922845976800360_nNayra Martínez Pérez

Cuidadora infantil profesional y estudiante de Psicología

Dejar un comentario